EPISODIO 103 – La pandemia y la traducción

En medio de esta pandemia mundial que nos toca vivir, ¿qué mejor que conversar con una profesional de la salud y de la interpretación?

En este episodio invitamos a Gloria Rivera Baldassari, oriunda de Perú, donde se graduó como médica cirujana de la Universidad San Martín de Porres, de Lima.

Después de tantos años de estudio de medicina, y de ejercer incluso como médica, veía que muchos de sus amigos ya trabajaban muy bien y ganaban dinero. Se dio cuenta de que quería hacer otra cosa y agarró para el lado de los idiomas, porque ya de chiquita oficiaba de intérprete informal de su papá cuando miraban sitcoms en la tele y ella se reía antes que él porque entendía los chistes que él se perdía con los subtítulos.

En 2005, cuando emigró a Estados Unidos, decidió hacer el diplomado de traducción e interpretación en inglés y español de la Universidad de California en San Diego. Siendo médica y con este diplomado, Gloria se convirtió en lo que una de sus profesoras denominaba “el intérprete médico ideal”. Ahora es Certified Medical Interpreter y Certified Healthcare Interpreter de los tribunales del estado de California, y además es intérprete de conferencias.

También se desempeña como traductora y desde 2013 es instructora y desarrolla material de enseñanza de traducción e interpretación médica para el Centro Nacional de Interpretación de la Universidad de Arizona.

Médica, traductora, intérprete, docente, twittera empedernida y fanática del conocimiento y del saber. ¡Gloria es multifacética!

Para ella un buen traductor/intérprete tiene mucho vocabulario en los dos idiomas, tiene mucha curiosidad y es perfeccionista.

Nos cuenta que muchas veces, algunas personas que hablan español por herencia (dentro de su núcleo familiar) se ven tentadas a trabajar como intérpretes, pero chocan con la realidad cuando llegan a una clase y se dan cuenta de que no tienen el conocimiento del idioma que se necesita para hacer el trabajo como corresponde.

La docente le sale del alma cuando ve que alguien pregunta “cómo se dice tal cosa” en foros o grupos online, y que se queda con la primera respuesta que le da cualquiera que tenga 4 o 5 likes. Ahí es donde sale a divulgar lo que sabe. Ella enseña y cree fervientemente en que cuando uno oficia de intérprete de un paciente, debe hacerlo con la misma excelencia que esperaría de alguien que interprete para su madre, padre, hijo, esposo o cualquier otro ser querido.

Es muy interesante lo que cuenta sobre los matices del dolor que son moneda corriente para el paciente estadounidense, pero no para el paciente latino o hispanohablante. Mientras que unos usan palabras como ache, pain, burning o stabbing para describir el tipo de dolor que sienten, los otros solo dicen “me duele” y ya. No solo es una cuestión de diferencias terminológicas entre los dos idiomas, sino que también se trata de una diferencia cultural.

Cuando tocamos el tema de la COVID-19, ¡Gloria da cátedra! Viene ofreciendo webinarios al respecto, con mucha afluencia de gente, justamente para difundir la información correcta que puedan necesitar todos los colegas, no solo los especializados en medicina. Gloria hace hincapié en elegir bien las fuentes que uno usa para informarse o buscar vocabulario. #TrustNoOne es su lema personal.

Es dueña e instructora de Blue Urpi, donde ofrece ciberseminarios fáciles de entender y divertidos sobre temas del ámbito médico y biosanitario.

En su afán de difundir recursos de medicina, traducción e interpretación para todos los intérpretes que trabajan con el idioma inglés, creó en 2016 un grupo en Facebook que se llama Medical Translation and Interpreting Crew, que cuenta hoy con más de 6.960 miembros.