EPISODIO 112 – Literatura infantil y juvenil

En este episodio charlamos con Eleonora González Capria, licenciada en letras, traductora, docente, lectora empedernida, apasionada de la literatura juvenil y niña de alma.

Se recibió de licenciada en Letras en la UBA y de traductora literaria y técnico-científica en inglés en el IESLV “J. R. Fernández” (al que llamamos Lenguas Vivas).

Traduce del inglés y del italiano, escribe, lee y corrige para editoriales argentinas, estadounidenses y españolas, tanto independientes como internacionales. Además, integra el equipo de dirección de la revista Hablar de Poesía, dedicada a la crítica, difusión y traducción de poesía.

Es profesora de traducción literaria en el Traductorado en Inglés del Lenguas Vivas y dicta el seminario Traducción de Narrativa de la Carrera de Especialización en Traducción Literaria, en la facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

También participó de proyectos UBACyT y adscripciones en el área de Literatura del Renacimiento y traducción. Actualmente, es adscripta a la cátedra de Literatura Norteamericana de la UBA y ha formado parte de equipos que dictan cursos de extensión universitaria sobre género y literatura.

Dada su marcada afición por la docencia, sobre la cual declara que le apasiona, le preguntamos sobre el seminario Traducción de Narrativa. Eleonora nos cuenta que es un seminario teórico-práctico para graduados de diferentes carreras, no necesariamente ligadas a las letras o a la traducción, lo cual presenta un enorme desafío, pero también una riqueza infinita de miradas. Agrega además que hay personas de otros países de habla hispana, todas en un mismo lugar para, por ejemplo, sumergirse en aspectos dialectales o español neutro con varios informantes en un mismo lugar.

Como docente y formadora de traductores literarios considera que el gran desafío es que sus alumnes aprendan a entender la profesión del traductor literario como una profesión creativa, y hace hincapié en la necesidad de que obtengan las herramientas para formarse como lectores y luego como escritores,  como artistas. En este sentido, los alienta a hacer talleres de escritura narrativa o periodística, o lo que sea para ejercitar ese músculo y correrse de ese lugar de mediadores en el que nos posicionamos.

En 2016, fue becaria residente del Centro Internacional de Traducción Literaria de Banff, Canadá. En 2018, fue invitada al Centro Internacional de Traducción de la Universidad de Norwich, Gran Bretaña. Ese mismo año, su labor fue reconocida en la categoría «Traducción» del Premio Destacados 2017 de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina, ALIJA.

La LIJ, como se le llama en la jerga a la Literatura infantil y juvenil, ocupa un lugar preciado en su corazón y en su trabajo. Es una rama de la literatura a la que se considera como un género menor, comenta Eleonora, pero que dista mucho de serlo porque tiene características muy particulares y complejidades varias. Sobre la literatura juvenil, explica que el lector adolescente es generalmente bilingüe, está expuesto a montones de series y versiones cinematográficas de los libros que elige leer, ya sabe todo sobre la saga que sigue, ya vio todos los videos del YouTuber correspondiente, conoce al autor, y muchos etcéteras, por lo cual la exigencia es bastante grande para el traductor.

Eleonora confiesa que disfruta mucho traducir este género porque nutre su niña interior, le encantan los juegos de palabras, las rimas, las complicaciones que conllevan las ilustraciones, ¡cuánto más difícil, mejor! Y claramente hablamos sobre la pasión por la lectura, los primeros libros que nos enamoraron en la infancia y en la adolescencia, y cómo la literatura a temprana edad te cambia la vida.

Entre todo lo que ha hecho Eleonora, también fue seleccionada becaria Looren en 2019 por la Secretaría de Cultura de Argentina y la Casa de Traductores Looren de Suiza. Mientras estaba viviendo esta experiencia, se dio el gusto de participar del Festival de Literatura Argentina que se realiza en Zúrich, en donde cada uno de ellos hizo una lectura performática del libro que estaba traduciendo, “interpretando”, es decir, actuando, al autor o autora que estaba traduciendo, en una fusión de traducción y teatro que a Eleonora le encantaría replicar en nuestras tierras.

También ha publicado narrativa y poesía en revistas, ha recibido en 2019 un reconocimiento de la Fundación María Elena Walsh y actualmente trabaja en su primer libro.