EPISODIO 116 – La traducción en Chile

Hacía rato que teníamos pendiente conocer un poco más a los colegas de nuestro país vecino, y gracias al mensaje de una oyente, llegamos a conocer a María Isabel Diéguez Morales.

María Isabel es traductora del inglés y alemán al español (1977) y magíster en Ciencia Política, mención Relaciones Internacionales (1994), de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Valladolid, España (2004).

Se ha desempeñado por más de 35 años como profesora asociada en el Programa de Traducción de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En 1988 y 1992 obtuvo becas del Goethe Institut para perfeccionarse en la formación de traductores en Múnich, Alemania. En 2018 obtuvo el Premio de Traducción a la Excelencia Profesional y Académica otorgado por la Pontificia Universidad Católica de Chile, reconocimiento que cuenta con el patrocinio del Colegio de Traductores e Intérpretes de  Chile, COTICH.

María Isabel tiene una trayectoria impresionante, como docente, como investigadora y como traductora. Incluso, ahora ya jubilada, nos cuenta que sigue enseñando por horas y que colabora activamente con el Colegio de Traductores de Chile. Una auténtica apasionada de nuestra profesión.

Dada su vasta experiencia como formadora de traductores, le preguntamos cómo ve la evolución en la enseñanza de la carrera del traductorado. Para ella la evolución ha sido enorme, no solo en la enseñanza o didáctica de la traducción, sino también en las disciplinas que dependen mucho de la enseñanza, como la terminología, la revisión y el control de calidad, la teoría de la traducción, la lingüística aplicada. Es importante estar al día y formar a los traductores para su realidad, dice María Isabel. Por este motivo, ella insiste en que las universidades y los colegios deben hacer estudios de mercado. Ella misma estuvo a cargo de unos cuantos.

Y así pasamos directo a los resultados que arrojaron estos estudios sobre el mercado de la traducción en Chile. Nos cuenta nuestra invitada que desde hace años vienen realizando estos estudios a nivel local, pero en 2011, con motivo de los 40 años de la carrera de traducción en su universidad, decidieron extender la encuesta a profesionales de Argentina y España para obtener una visión más amplia y comparativa. La sorpresa fue que recibieron muchas más respuestas de las que esperaban, y en partes casi iguales de cada país, lo que les permitió hacer una comparación muy interesante.

Entre los resultados, podemos rescatar, por ejemplo, que el factor común entre los tres países es que la mayoría trabajamos como traductores independientes. También surge que los chilenos y argentinos nos animamos a hacer traducciones al inglés, es decir, a la lengua extranjera. Por otro lado, parece que los argentinos traducimos mucho más para agencias internacionales que nuestros hermanos chilenos. En cuanto a áreas temáticas, en Chile se traduce mucha minería y en Argentina se ve mucha traducción de medicina. En cuanto a tipos de texto, en Argentina traducimos muchas patentes. España lidera el mercado de la traducción literaria, en el que le siguen Argentina y México. En este aspecto, María Isabel nos cuenta que desde hace 5 años, gracias a las acciones de los gobiernos que decidieron darle valor a la traducción como vehículo de cultura, la traducción literaria en Chile tiene mayor presencia. Si bien María Isabel nos cuenta que en todos los estudios de mercado que se hicieron entre 2006 y 2015 la tendencia de cambio es muy lenta, seguramente se reflejarán nuevos valores y tendencias en el próximo estudio que están realizando ahora mismo.

Otro de sus trabajos como investigadora fue un estudio sobre sitios web localizados al español. Dentro del magíster en traducción, los alumnos tenían la materia Localización de sitios web, en la que analizaban aciertos y errores que encontraban en los sitios en español. Y como bien dice nuestra invitada, tanto el acierto como el error son muy didácticos, y se puede aprender de ellos.

Ante la pregunta final, María Isabel dice que se aconsejaría poner más énfasis en la innovación, el liderazgo y las estrategias de trabajo en equipo, habilidades que uno va adquiriendo en la vida, pero que son muy importantes para nuestra profesión. María Isabel rememora que en su época los traductores eran ratones de biblioteca y eso de ser invisibles nos pasa factura: es necesario visibilizar más el trabajo del traductor. Y ya saben que estamos completamente de acuerdo con este objetivo, ¿no?