EPISODIO 58

¿Quiénes somos los traductores? ¿Qué estudios tenemos y sobre qué traducimos? En esta ocasión, entrevistamos a Luis Raúl Fernández Acosta, coordinador y coautor del libro digital La profesión del traductor en México, publicado en 2018.

Raúl posee una maestría en Traducción y Nuevas Tecnologías, Traducción de Software y Productos Multimedia de inglés y francés al español y también en Didáctica del Francés como Lengua Extranjera. Hace más de 15 años que forma a traductores profesionales impartiendo seminarios, cursos, talleres, webinarios y diplomados. Actualmente, es el director académico de la Escuela de Traducción de la Universidad Intercontinental de la Ciudad de México, donde se imparte la licenciatura en Traducción, Localización e Interpretación en su modalidad semipresencial, única en México. En 2016 fundó y diseñó el diplomado en Traducción Especializada e Interpretación Profesional, un programa 100 % en línea que coordina también en la misma institución.

En 2014, Raúl propuso en la universidad en la que trabajaba realizar una encuesta a nivel nacional para saber quiénes eran los que estaban traduciendo en México, determinar si todos tenían estudios formales y saber cuáles eran los nichos de mercado en cada región. En total, 477 personas respondieron la encuesta, pero el proyecto quedó en pausa debido a las diversas ocupaciones de Raúl. Cuatro años después, en el marco del congreso Traduic 2018, a Raúl se le ocurrió colaborar con otros colegas para plasmar por escrito los resultados de la encuesta y que otros colegas puedan aportar sus conocimientos y brindar un panorama general sobre la profesión del traductor en México. El objetivo era que este trabajo tuviera impacto a nivel nacional y sirviera para dar a conocer la profesión del traductor.

Esta primera encuesta propició que se hiciera un estudio más reciente en 2017 mucho más completo, ya que se tuvo en cuenta a traductores, intérpretes, profesionales de lenguas indígenas e intérpretes de lenguas de señas.

En relación con la cita del libro “La ignorancia por parte del cliente y muchas veces también del traductor amateur sobre la necesidad de recurrir a un profesional y la falta de preparación académica de quien se desempeña como traductor son tan solo dos de los factores que repercuten de manera negativa en nuestra profesión”, Raúl reconoce que en la actualidad “sigue habiendo ignorancia, sobre todo en los sectores gubernamentales, no tanto en lo privado”. Los profesionales de la traducción deben constantemente hacer una labor de educación con sus clientes, explicarles que existe un proceso y que hay herramientas que uno debe usar.

La iniciativa del libro también pretendía abordar esa necesidad de educar a la población general y por eso se distribuye de manera gratuita. Todas las personas que colaboraron lo hicieron de manera voluntaria y sin percibir ningún ingreso. El libro puede descargarse aquí.

Al traductor del futuro, Raúl lo ve como un profesional inmerso en muchos campos y no en una única especialización. Cree que tendrá habilidades y competencias tecnológicas y de gestión, y que también podrá desarrollarse como un microempresario capaz de vender sus servicios. Para él, los traductores estarán mejor preparados y serán muy emprendedores.

ENCONTRANOS EN LAS REDES SOCIALES