EPISODIO 59

A muchos nos une el amor por los idiomas, pero pocos somos los que llegamos a aprender o dominar varios. En el episodio de hoy entrevistamos a Olga Jeczmyk, quien habla seis idiomas y hace tres años vive en uno de los países más políglotas de Europa: Luxemburgo.

Olga es licenciada en Traducción e Interpretación, tiene un máster en Mediación Lingüístico-Cultural y un máster en Traducción, Interpretación y Estudios Interculturales. Es traductora e intérprete de francés, inglés, italiano – polaco, español y catalán, además de especialista en marketing digital, redes sociales y comunicación. Ha sido becaria de interpretación simultánea para Naciones Unidas en la FAO en Roma, jefa de becarios de comunicación y editora de contenidos en la Unidad de Terminología del Parlamento Europeo en Luxemburgo y responsable de marketing digital en una de las mayores empresas nacionales de Luxemburgo. Además, es autora del blog de traducción e interpretación www.20000lenguas.com

De todos los idiomas que maneja, Olga trabaja principalmente con el francés y el inglés, dado que en Luxemburgo el francés es una de las lenguas oficiales. Allí los idiomas son muy importantes y la población general maneja varios de manera cotidiana. De hecho, en la escuela los niños aprenden luxemburgués, francés, alemán e inglés. “Aquí hablar cuatro, cinco o seis lenguas es el pan de cada día”.

La idea de crear un blog nació cuando estaba cursando una asignatura de libre elección relacionada con el periodismo. Empezó siendo un blog de vida nocturna y ocio de Barcelona y luego decidió perfilarlo sobre algo que dominaba un poco más: los idiomas. El blog de Olga es una fuente de información muy útil, ya que contiene muchísimas entradas y en él siempre busca responder las dudas que los lectores pueden tener. Cuando recibe preguntas sobre temas que desconoce, siempre recomienda a otros profesionales especializados. Olga destaca el vínculo que se crea con estos colegas gracias al blog y las puertas que este puede abrir. En su caso, le dio la oportunidad de ir a Luxemburgo a trabajar en la Unidad de Terminología del Parlamento Europeo.

Uno de los temas que trata en el blog son los diferentes tipos clientes, qué tipo de clientes es mejor perder y a cuáles hay que conservar y valorar. Sin dudas, uno de los tipos de clientes que es mejor perder son aquellos que envían un encargo y poco tiempo después vuelven a enviar el documento con modificaciones sin reconocer que esto supone trabajo adicional para el traductor. Por otro lado, los clientes que vale la pena cuidar son los que dan buenas fechas de entrega. Estos son los mejores porque contar con más tiempo ayuda a hacer un mejor trabajo y puedes revisar tu traducción tantas veces como necesites. Personalmente, el tipo de proyectos que ella intenta evitar son los que deben dividirse entre varios traductores y luego se envían a otra persona para que unifique. A modo de conclusión, Olga afirma “Hay que calcular muy bien el tiempo y sobre todo educar al cliente para que entienda el proceso y cómo funciona todo”.

En relación con la pregunta sobre el traductor del futuro, Olga cree que en la actualidad el traductor tiene más herramientas de las que tenían los traductores en el pasado y, por lo tanto, el traductor del futuro tendrá aún más herramientas a su disposición. Estas herramientas no solo estarán mejor preparadas, sino que también serán más precisas. Esto no quiere decir que no se le presentarán nuevas dificultades, pero tendrá un mejor manejo de las herramientas y mayor capacidad para resolver problemas.

ENCONTRANOS EN LAS REDES SOCIALES