EPISODIO 71 – Bajo el mar…

Uno de los aspectos más interesantes de la industria de la traducción es la infinita cantidad de campos que abarca. Muchos traductores encuentran su nicho en el mercado tras profundizar en sus intereses o pasatiempos. En el episodio de hoy, entrevistamos a Nicolás Vercesi, quien combinó su pasión por traducir con su amor por el buceo.

Él es traductor de inglés a español egresado de Olga Cossettini en 2006. Entre 2007 y 2011 trabajó en diversas empresas de traducción de Rosario y Barcelona, como traductor, intérprete telefónico, coordinador lingüístico y gerente de traducción. En 2012, ya como freelancer, cargó su notebook y se fue a viajar por México y el Caribe. En la actualidad, dirige su propia empresa especializada en traducciones de buceo a más de 20 idiomas.

Nicolás confiesa que cuando comenzó a estudiar la carrera no tenía muy en claro qué era la traducción. Lógicamente, tampoco sabía en qué rama de la traducción quería especializarse y ni se imaginaba que el buceo se convertiría en su principal pasatiempo y nicho de mercado. Después de trabajar durante mucho tiempo como traductor in-house, decidió abrirse camino como freelancer y empezar a viajar. En uno de estos viajes, descubrió el buceo y tuvo la idea de especializarse en esta actividad. Investigó bastante, pero no encontró a ningún otro traductor con la misma especialización, por lo que se dio cuenta que este podría ser su nicho.

Comenzó por crear una página web y capacitarse. Asistió a congresos y exposiciones de buceo en Estados Unidos y otros países del mundo, y así consiguió sus primeros clientes. Actualmente su base de clientes está formada por fabricantes de equipos de buceo internacionales que necesitan traducir documentación sobre el equipamiento utilizado en la práctica del deporte. Existe además mucha demanda de traducción de otros materiales relacionados con seguros médicos, computadoras de buceo, cursos sobre conservación marina y recursos subacuáticos, buceo para personas con discapacidades y buceo comercial —buceo que se hace para realizar trabajos debajo del agua, como soldaduras e instalaciones petrolíferas.

Nicolás comenta que una de las particularidades de esta especialización es que está muy enfocada en las actividades subacuáticas, por lo que hay que conocer los nombres científicos de los animales, las plantas, etc. de un determinado lugar. Asimismo, el buceo está muy asociado con ciencias como la física y las matemáticas, ya que se trabaja con algoritmos, cálculos y se estudia cómo reacciona el cuerpo humano bajo la presión que ejerce el agua.

En cuanto a su visión sobre el traductor del futuro, él afirma que especializarse es fundamental. Hay que procurar alejarse lo más posible de la parte más mecánica de la profesión e ir por el lado de la creatividad y el toque personal. Para él, en el futuro, la traducción humana de calidad será un servicio de lujo.

ENCONTRANOS EN LAS REDES SOCIALES