EPISODIO 74 – Traducción de aplicaciones móviles

En los últimos años la tecnología ha avanzado a una gran velocidad. Los teléfonos dejaron de tener como fin únicamente hacer llamadas y hoy son pequeñas computadoras con miles de aplicaciones para resolver cualquiera de nuestras necesidades. En el episodio de hoy, entrevistamos a Ángel Domínguez, quien se especializa en la localización de aplicaciones móviles y software informático.

Él estudió diseño gráfico y publicitario y trabajó como diseñador gráfico y desarrollador web durante 10 años. Más tarde obtuvo la certificación DipTrans de traducción de inglés a español y el Diploma de Subtitulado de la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha traducido libros sobre diseño, anuncios de televisión, sitios web de empresas, etc. y ha localizado más de 100 aplicaciones y juegos, especialmente para iPhone y Mac. Asimismo, ha realizado proyectos de traducción para empresas como Cartoon Network, Apple, IBM y Native Instruments.

Ángel comenzó su carrera queriendo dedicarse a la programación. Cursó Ingeniería Informática en la universidad y, aunque finalmente desistió, estos conocimientos le fueron de mucha ayuda cuando luego quiso abocarse a la traducción. La puerta se le abrió cuando estableció contacto con un cliente de Alemania que necesitaba servicios de localización y estaba muy interesado en su perfil y sus vastos conocimientos tecnológicos.

La localización de aplicaciones, tanto web como móviles, supone ciertos desafíos para el traductor. Para Ángel, existen dos retos principales: la limitación de espacio y la falta de contexto. Los caracteres juegan un papel fundamental en las aplicaciones dado el reducido tamaño de las pantallas. Para muchos botones el máximo es 15 caracteres y, dada la expansión del texto que resulta luego de la traducción, muchas veces se debe cambiar el texto por completo. Por otro lado, está la complicación del contexto. En general, al traductor se le proporciona un archivo de Excel con todas las cadenas que necesitan traducción. Muchas de ellas contienen variables y, si el desarrollador no incluye comentarios de aclaración, el traductor a menudo debe usar su mejor criterio.

Lo que más le gusta a Ángel de su trabajo es la variedad que existe. Actualmente hay aplicaciones de todo tipo que cumplen distintas funciones: reproducir sonidos relajantes para dormir, crear copias de seguridad de los datos, monitorear la actividad física del usuario, etc. Normalmente, las personas que crean estas aplicaciones no tienen tiempo para buscar traductores profesionales para los idiomas que quieren localizar ni conocen del todo cómo funciona la localización. Por lo que, frecuentemente, acuden a agencias de traducción que los asesoran y les resuelven todo.

En cuanto al futuro de la traducción, él cree que cada vez vamos a tener más tecnología y software a nuestra disposición y que estos nos ayudarán a ser más productivos. No considera que la traducción automática vaya a imponerse en los campos que requieren más sensatez y creatividad, como el de la localización de software.