EPISODIO 97 – La importancia de la formación continua

Volver a estudiar después de haber terminado la carrera siempre es difícil. Sobre todo si ya te has insertado en el mercado laboral y has perdido el ritmo de estudio. Los cursos en línea son una excelente manera de mantenernos actualizados, pero también lo son los cursos presenciales por motivos diferentes. En el episodio de hoy entrevistamos a Covadonga Soto, quien gracias a su formación se le han presentado grandes oportunidades.

Ella es la Ciudad de México. Egresó de la licenciatura en Interpretación del Instituto Superior de Intérpretes y Traductores en 2005. Posteriormente, hizo un posgrado en Traducción e Interpretación de Derecho Comparado. En 2008 se fue a vivir a Estados Unidos. Vivió varios años en Carolina del Norte, donde se certificó como intérprete jurídico estatal y trabajó principalmente como intérprete comunitario (en tribunales, citas médicas y escuelas). En 2013, obtuvo una maestría en Traducción e Interpretación del Middlebury Institute of International Studies, y desde entonces, ha radicado en Washington, D.C.

Covadonga señala que siempre tuvo claro que en algún momento de su carrera quería trabajar para un organismo internacional y sabía que para ello debía formarse muy bien y contar con la mayor cantidad de herramientas posible. Para ella, cada curso, taller, maestría, etc. te deja mejor preparado para las oportunidades que puedan presentarse luego. Entre los beneficios de haber tomado clases presenciales (y no en línea), ella destaca la posibilidad de desarrollar una red de conexiones. Son muchas las relaciones con colegas que aún conserva y sabe que siempre puede acudir a ellos ante cualquier situación. Además, son esos mismos colegas los que luego hacen recomendaciones y facilitan otras oportunidades laborales.

En 2017 se le presentó la oportunidad de fungir como coordinadora de interpretación en la Organización de Estados Americanos (OEA), en donde se encargó de la contratación de intérpretes para reuniones en sede y en las Américas, además de interpretar en diversas reuniones; también coordinó el servicio de interpretación para dos Asambleas Generales y para la Cumbre de las Américas de Lima.

Actualmente, Covadonga está trabajando como gerente de proyectos de traducción en la Oficina de Servicios de Idiomas del Departamento de Estado. Allí su rol es más administrativo y mucho más complejo. La oficina recibe solicitudes de traducción de todas las agencias del gobierno federal y los textos son de índole muy variada: jurídica, técnica, etc. Ella cree que uno de los desafíos más grandes en este rol es trabajar con tantos pares de idiomas.

En cuanto a su visión sobre el traductor del futuro, ella lo ve como un traductor mucho mejor preparado. La competencia a nivel mundial es cada vez mayor y nos enfrentamos a competidores que no conocemos, por lo que la formación será crucial para hacer frente a esto. La inteligencia artificial siempre necesitará supervisión y, por eso, nunca dejaremos de ser necesarios.